2

GUERRA ESPIRITUAL

GUERRA ESPIRITUAL

ESTUDIOS BÍBLICOS

La vida es una dura pelea, una lucha, un combate con la esencia del mal, mano a mano, centímetro a centímetro, en la que se disputa cada centímetro del camino.   Florence Nightingale.

Autor. Mirian Jesús Cueva Armas

Definiciones

  • Guerra espiritual es el concepto de que los demonios o espíritus caídos intentan frustrar la bondad y la voluntad de Dios. Algunos creen que se manifiesta en múltiples formas, incluso por la posesión demoníaca, hostigamiento demoniaco, ataques a los pensamientos de una persona, las relaciones o la vida con Dios.
  • Comentario del libro: Christian Guerra Espiritual.
  • Guerra espiritual cristiana tiene que ver con la fe. La fe cristiana y la esperanza nos da el poder de lucha a fin de tener la mente de Cristo y de aprehender la vida eterna. Versículo clave de la Biblia: 1 Timoteo 6:12 define guerra espiritual como la buena batalla de la fe.
  • Guerra espiritual cristiana es una lucha de la fe.
  • Se denomina guerra espiritual a la confrontación de poderes espirituales, donde Dios manifiesta su soberanía a través de la iglesia sobre Satanás y el mundo. (Efesios 6:12 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”).
  • Apocalipsis 12:7 Hubo entonces una guerra en los cielos, y Miguel y sus ángeles lucharon en contra del dragón. Y el dragón y sus ángeles lucharon.
  • Es el concepto general del conflicto entre el bien y el mal. Mario H. Rivera.
  • En lo que se refiere a los diablos, la raza humana puede caer en dos errores iguales de signo opuesto. Uno consiste en no creer en su existencia. El otro, en creer en los diablos y sentir por ellos un interés excesivo y malsano. C.S.Lewis.
  • Nuestra mente es campo de batalla de la guerra espiritual. Guerra espiritual es una batalla por nuestra mente entre nuestra imaginación y el mal conocimiento de la gloria de Dios. El objetivo general de guerra espiritual es “tener la mente de Cristo”. Biblia versículo clave: 2 Corintios 10:5 aconseja sobre cómo llevar a cabo la guerra espiritual.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA ACERCA DE LA GUERRA ESPIRITUAL?

Hay dos errores primarios cuando se habla de guerra espiritual: sobre-enfatizarla y subestimarla. Algunos culpan de cada pecado, cada conflicto y cada problema a los demonios que necesitan ser expulsados. Otros ignoran completamente la realidad espiritual, y el hecho de que la Biblia nos enseña que nuestras batallas son contra poderes espirituales.

La clave para el éxito en la guerra espiritual es encontrar el balance bíblico.

Algunas veces Jesús expulsó demonios de la gente, y algunas veces sanó a la gente sin mencionar lo demoníaco.

El apóstol Pablo enseñó a los cristianos a librar batallas contra el pecado en ellos mismos (Romanos 6), y a librar batallas en contra del maligno (Efesios 6:10-18).

Efesios 6:10-12

Finalmente, dejen que el gran poder de Cristo les dé las fuerzas necesarias. Protéjanse con la armadura que Dios les ha dado, y así podrán resistir los ataques del diablo. Porque no luchamos contra gente como nosotros, sino contra espíritus malvados que actúan en el cielo. Ellos imponen su autoridad y su poder en el mundo actual. Por lo tanto, ¡protéjanse con la armadura completa! Así, cuando llegue el día malo, podrán resistir los ataques del enemigo. Y cuando hayan peleado hasta el fin, seguirán estando firmes. ¡Manténganse alerta! Que la verdad y la justicia de Dios los vistan y protejan como una armadura. Compartan la buena noticia de la paz; ¡estén siempre listos a anunciarla! Que su confianza en Dios sea como un escudo que apague las flechas encendidas que arroja el diablo. Que la salvación los proteja como un casco, y que los defienda la Palabra de Dios, que es la espada del Espíritu Santo. No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, háganlo dirigidos por el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. Oren siempre, pidiendo por todos los que forman parte del pueblo de Dios.

Este pasaje nos enseña algunas verdades cruciales;

  1. Solo podemos estar fuertes en el poder del Señor,
  2. Es la armadura de Dios la que nos protege,
  3. Nuestra batalla es contra fuerzas espirituales de maldad en el mundo.

Solo podemos estar fuertes en el poder del Señor,

Un poderoso ejemplo de esto es el arcángel Miguel en Judas.

Judas.9

Ni siquiera Miguel, el jefe de los ángeles, se atrevió a hacer algo así. Cuando peleaba con el diablo para quitarle el cuerpo de Moisés, Miguel no lo insultó sino que sólo le dijo: “Que el Señor te castigue”.

Apocalipsis 12:7-8 dice que en el final de los tiempos, Miguel derrotará a Satanás. Aún así, cuando se presentó su conflicto con Satanás, Miguel reprendió a Satanás en el nombre y autoridad de Dios, no en la suya propia. Es solo a través de nuestra relación con Jesucristo que nosotros, como cristianos, tenemos alguna autoridad sobre Satanás y sus demonios. Es solo en Su nombre que nuestra reprensión tiene algún poder.

Es la armadura de Dios la que nos protege,

Efesios 6:13-18 nos da una descripción de la armadura espiritual que Dios nos da. Debemos estar firmes con:

  1. El cinturón de la verdad,
  2. La coraza de justicia
  3. El evangelio de la paz,
  4. El escudo de la fe,
  5. El yelmo de la salvación,
  6. La espada del espíritu, y
  7. Orando en el espíritu.

LOS SEIS NIVELES DE GUERRA ESPIRITUAL

ESTRATÉGICA

Pr. Bernardo Stamateas

LA GUERRA ESPIRITUAL TIENE 6 NIVELES

Cuando hablamos de guerra espiritual, pensamos inmediatamente en la “toma de ciudad” otros en “demonios oprimiendo a las personas” pero en realidad debemos estar pensando en varios niveles y atacarlos de manera ordenada. Los niveles no se pueden saltar como no podemos pasar de primer agrado al cuarto. Justamente uno de los errores que más hemos visto en iglesias es salir a tomar la ciudad cuando ni siquiera sacaron los demonios que venían de generación en generación sobre sus cabezas o hermanos que expulsan demonios de la gente cuando no han ellos sido ministrados todavía.

Los niveles que Dios nos ha mostrado son los siguientes:

  1. Personal
  2. Terrestre
  3. Iglesia
  4. Aires
  5. Ciudad-nación
  6. Armagedón

Miremos brevemente que significan cada uno:

NIVEL 1: Personal.

Todo tiene su tiempo y preparación. Nadie puede avanzar de 1 a 5 grado así como nadie puede lanzarse a la guerra del 4 nivel sino está bien el primero. Consiste en sacarnos todos los demonios que tenemos en nuestra vida, maldiciones sin cortar, fortalezas en la mente, vendas mágicas que nos ha puesto el enemigo, Es estar ministrados en sanidad interior y en una búsqueda de Dios, hambrientos, con una fresca unción personal, oyendo a Dios. Las armas y actitudes de guerra.

NIVEL 2: Terrestre.

Es la batalla terrestre. Como ya estamos bien y armados podemos llevar poder del Espíritu a los que están atados y perturbados por el diablo. Es batallar contra las fortalezas demoniacas de la gente, sacar demonios, sanar enfermos y discipular bajo los principios del maestro.

NIVEL 3: Iglesia.

Los principales demonios que hay sobre las iglesias como entraron y como gobiernan la vida de cientos de iglesias cristianas. El espíritu de chisme, división, legalismo, divorcio, celos, sexual, etc.

NIVEL 4: Aires.

Esto es como desenmascaramos al diablo en los medios de comunicación, quien es que hace y como son sus estrategias frente a las iglesias y los pastores. Como son los ataques del diablo cuando decidimos tomar los aires para Cristo, como funciona el ocultismo y cómo podemos vencerlo. El papel de la intercesión y la unción de conquista.

NIVEL 5: Ciudad – Nación.

Como hacer la cartografía, e iniciar un plan estratégico de invasión y conversión impactante en toda la ciudad. Los elementos que disponemos para hacerlo, el papel de la unidad y nuestras armas.

NIVEL 6: Armagedón.

Como será la última gran guerra contra el anticristo, como venceremos y cosecharemos de a miles para el reino de Dios. Una lectura victoriosa del Apocalipsis y de la gran tribulación.

CARACTERISTICAS DE CADA NIVEL O PERIMETRO

a. Nunca se “superan” los niveles: Es decir yo ya pase el nivel 1, paso al 2 eso significa que el diablo nunca más me va atacar en el 1. No es falso. Los niveles se acumulan, yo pase el 1, sigo con el 2 y luego paso al 3 es decir que yo batallo ahora simultáneamente en el 1,2,y 3, en los niveles anteriores sigue la guerra. Es decir que se van acumulando las batallas, se mezclan y el diablo intercala sus ataques simultáneamente o con armas distintas. Por eso es importante comenzar siempre por el primero y seguir luego a los otros.

Los libros de guerra espiritual han puesto énfasis en como son los demonios o el diablo y su estrategia, nosotros queremos además poner el énfasis que el soldado debe estar firme, armado y pelear estratégicamente.

b. Cada etapa puede durar mucho tiempo: Es decir que para pasar del nivel 1 al 2, el tiempo puede variar de iglesias en iglesias o de cristiano en cristiano. Esto depende de muchas circunstancias, hay cristianos que pasan del nivel uno al dos en semanas y otros pasan del nivel 1 al 2 en años y otros ni siquiera pasan del 1 al 2.

c. La guerra espiritual en cualquier nivel presupone estar bajo el Señorío de Cristo y en santidad: Con esto lo que deseo enfatizar es que la guerra espiritual esta ensamblada a otro montón de “temas” espirituales. Guerra espiritual no consiste sencillamente en “reprender espíritus” y nada más. La santidad, la unidad, la presencia del E.S. etc., son elementos propios de la guerra espiritual, sin estos no existe guerra sino gente que grita al aire creyendo lograr algo para Dios.

d. Las batallas y las armas deben ser estratégicos es decir usarlas de acuerdo a cada nivel: La guerra espiritual es un asunto serio. No podemos ir al nivel 3 si no hemos batallado y crecido en el nivel 1 de la batalla a nivel personal. Como podemos batallar en la toma de ciudades (nivel 4) sí la iglesia no está en unidad interna. ¿Puede acaso salir un ejército a batallar contra el enemigo si no están de acuerdo ellos mismos con sus dirigentes?. Si no hay unidad en los soldados ¿cómo presentaran batalla contra el príncipe de la división? Por otro lado si no conocen sus armas, no saben cómo usarlas y cuando ¿cómo vamos a hacer una guerra efectiva?

e. En cada nivel lo importante es descubrirla estrategia del enemigo y combatirla: Analizar sus ataques, descubrirlos por la guía del Espíritu y por los ojos de la fe y destruirlos. El enemigo es vulnerable, descubre donde lo es y atácalo. Cada ataque del diablo sobre nuestra vida o la iglesia es débil en sí mismo, solo debemos localizarlo como explicaremos más adelante y atacarlo. !Si él viene como un huracán saldrá corriendo como relámpago!!

CONOCIENDO AL ENEMIGO

La mitología eclesiástica le ha otorgado a Satanás y sus huestes un poder que generalmente es mucho menor al que realmente poseen. Será bueno, entonces, y a partir de lo que la Biblia nos enseña, conocer al enemigo en la mayor parte de sus actividades.

Este es un principio bélico por excelencia. No existe un ejército en el planeta que, a la hora de entablar un conflicto armado, no tenga hecho un trabajo de “inteligencia” en gran escala tendiente a recabar la mayor información que se pueda sobre el enemigo contra el cual se va a luchar.

En nuestras congregaciones, esto no ha sido sencillo. Es como que este ejército que por otra parte es el único que suele matar a sus propios soldados heridos, ha preferido la ignorancia, tomando como argumento que no se quiere hacerle propaganda al enemigo. Tremenda mentira.

Características y Actividades de Satanás

Existen innumerables versículos que hablan de Satanás y estas criaturas bajo su mando. Estos textos, lejos de significar promoción gratuita para el infierno, nos ayudan a entender más claramente su carácter y sus métodos de ataque. Le dejo quince. Hay otros más.

  1. Es un Ser Creado.- Satanás era un ser creado, lleno de hermosura y de sabiduría. Esta misma sabiduría se corrompió cuando pecó contra Dios. El siguiente relato detalla textual y ampliamente este suceso. Ezequiel 28

    Esta palabra que se usa aquí como HERMOSURA, es la palabra YOPHI, y significa: Belleza, Esplendor, Brillantez, perfecto en su forma física, sin falta alguna en su simetría. YOPHI proviene del verbo YAPHAH, que significa: “hermoso, amable, bello y elegante”.

  2. Es Engañador, Homicida, Ladrón y Mentiroso.- Debemos prestar debida atención a estas cuatro expresiones satánicas, ya que si bien un homicidio consideramos que lleva su sello, no siempre esto mismo lo vemos con los ladrones y mucho menos con los engañadores y mentirosos.

    Génesis 3: 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Engaño. Apocalipsis 12: 9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Engaño.

  3. Es Astuto.- (Génesis 3: 1)= Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Con que Dios os ha dicho: NO comáis de todo árbol del huerto?

    Esta calidad de Astuto por parte de Satanás, inmediatamente nos sugiere un grado refinado de hipocresía y habilidad para mentir. Al margen de lo que puedan decir algunas versiones muy singulares de la Biblia, Astucia no es una palabra que pueda asociarse al pueblo de Dios. Y mucho menos, confundirla con Prudencia y, con ello, confundirnos a todos.

  4. Pervierte o Tergiversa la Palabra de Dios.- Atención con esto, porque a partir de esta habilidad o técnica, produce falsos maestros, cambia el sentido de temas como la salvación, el sexo, la comida y la bebida, además de sobre las demandas de Dios. Mire estos ejemplos. (Isaías 5: 18 – 22)
  5. Es el Gran Imitador de la Obra de Dios.- Con relación a esta condición satánica, hay varias escrituras que dan a conocer distintos aspectos de ella. Las voy a detallar específicamente colocándole a continuación, la idea central de cada una. 2 Corintios 11: 13-15
  6. Es el Acusador.- Apocalipsis 12: 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios.

    ¿Nunca ha sentido usted en alguna etapa de su vida, el golpe despiadado y tremendo del acusador para alguna cuestión específica? Generalmente, esa actividad satánica está destinada a producir culpa, un sentir que de ninguna manera proviene de Dios. La Culpa, es un espíritu al cual hay que rechazar y echar de nuestra mente. Responsabilidades sí, las que quiera; culpa jamás.

  7. Es Llamado El Inicuo.- 2 Tesalonicenses 2: 1-2 ¿Qué es un Inicuo? Iniquidad significa literalmente injusticia, no ser recto en base a lo que se sabe que es justo. Por eso es que la misma Biblia dice que, donde hay injusticia, Dios no está presente. Simple: está Satanás allí, y hay que echarlo a él para que el reino sea recuperado.
  8. Anda como León Rugiente.- 1 Pedro 5: (1) Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada; (2) Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; (3) no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.

    Una batalla que, a todas luces, se libra en contra de alguien que, – dice la Palabra -, anda COMO león rugiente. No dice que ES un león rugiente, sino que, en todo caso, lo que puede hacer como máximo, es imitar sus rugidos con el fin de asustarnos. El único león válido y bíblico es el León de Judá, que no es Satanás precisamente.

  9. Es el Príncipe de Este Mundo.- Esto también está sustentado en la Palabra, pero baste con recordar que, cuando Adán pecó y cayó del ámbito donde compartía cada cosa con Dios, él usurpó el poder que éste tenía.
  10. Es el que Tenía el Imperio de la Muerte.- Eso es lo que hemos aprendido, que Satanás era el dueño, amo y señor del imperio de la muerte. Sin embargo, la escritura dice que a esas llaves, Jesús las ha recuperado.
  11. Aflige a los Justos.- (Job 1: 11)= Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.
  12. Ciega el Entendimiento de los Incrédulos.- (2 Corintios 4: 3)= Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; (4) en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es imagen de Dios.
  13. Trata de Quitar la Semilla del Evangelio.- (Mateo 13: 19)= Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. El dios de este sistema religioso llamado “siglo”, ciega el entendimiento de los que todavía no han podido creer sin ver conforme al principio de la fe. Y cuando oyen auténtica palabra de Dios, inmediatamente son despojados por Satanás de esa semilla genuina y siguen hundidos en las sombras de la ignorancia.
  14. Jamás deja Libres a sus Prisioneros.- (Isaías 14: 16)= Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es este aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; (17) que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?
  15. Es Maquinador.- (2 Corintios 2: 10)= Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, (11) para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

    Maquinar es tramar algo de un modo oculto. Es un proyecto o una intriga dirigida, general y mayoritariamente, a un mal fin. Toda maquinación cumplimentada dentro del pueblo de Dios, sea para el fin que sea, así parezca el mejor, tiene origen y libreto escrito en el infierno.

¡Demonios en Acción!

Si bien no vamos a entrar a ver cuál es su procedencia, los demonios presentan algunos aspectos que nos aseguran que ostentan diferentes jerarquías. Seguidamente le entrego algunas de sus características más frecuentes y conocidas.

  1. Son espíritus incorpóreos, no hechos de carne y sangre. De allí el texto de Efesios 6:12. Generalmente son invisibles al ojo humano, pero en ciertas ocasiones se materializan. Son varios los hombres y mujeres de dios que han tenido esta clase de experiencia.
  2. Al principio, los demonios tenían cierta comunión con Dios. Lo prueba Judas 6 cuando dice: …Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.
  3. Son muy numerosos. Hay varias pruebas de ello, pero la más clara es la del endemoniado gadareno. Dice la Biblia que estaba poseído por una legión. Generalmente, una legión de los ejércitos donde se saca el nombre, no tenía nunca menos de tres mil soldados.
  4. No ignoran absolutamente nada de lo que tiene que ver con sus actividades y su propio final. Tienen conocimiento de dios, de su fin, de que Jesucristo es Dios (Mateo 8:29) y, además, saben que serán juzgados (2 Pedro 2:4).
  5. Tiemblan cuando están delante de Dios. En la carta de Santiago 2:19 lo dice así: …Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen y tiemblan…
  6. Tienen una muy aceitada y excelente organización. Es indudable que pertenecen a un reino y este reino ostenta jerarquías. Todo el capítulo de Efesios 6 lo explica concretamente.
  7. Pese a que aparentemente están a las órdenes de Satanás, Dios los usa para sus propósitos, tal como se puede comprobar leyendo Jueces 9:23. Esto nos muestra la soberanía absoluta o suprema de Dios.
  8. Ellos andan por la tierra atormentando a cierta gente y acusando padecimientos en otros, porque según lo que vemos en Marcos 15:22 y Mateo 17:15, se les ha permitido.
  9. Son seres personales e inteligentes, es decir: tienen su propia personalidad. Hay varias escrituras que le voy a dejar para que pueda observarse determinadas particularidades que la misma Biblia detalla con claridad.

    Cuando decidió que correspondía, Jesús habló con ellos. (Marcos 1:25)= Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! – (Marcos 9:25)= Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él. En casos, toman sus propias decisiones. (Mateo 12: 43)= Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. (44) Entonces dice: volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Se expresan con palabras audibles. (Mateo 8: 29)= Y clamaron, diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? – (Marcos 3: 11)= Y los espíritus inmundos, al verle, se postraban delante de él, y daban voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Han demostrado sentir miedo. (Lucas 8: 30)= Y le preguntó Jesús: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. (31) Y le rogaban que no los mandase ir al abismo. Han manifestado tener deseos. (Mateo 8: 31)= Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. Se enojan, y llegado el caso son violentos. (Mateo 8: 28)= Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. Además, piensan por sí mismos y actúan en consecuencia. Incluso, llegado el caso y la necesidad, se comunican con otros demonios, por ejemplo, para pedir ayuda y resistirse a salir de una persona.

  10. Algunos parecen tener manifestaciones propias: espíritu de adivinación, como tenía la joven que encaró a Pablo en hechos 8:10; de temor, de ira, de odio, etc.etc. Como quedó dicho y veremos más adelante, suelen agruparse de cierta manera que potencian sus esfuerzos.
  11. Tienen mucha fuerza, lo que se puede ver claramente en muchos casos de poseídos. (Marcos 5: 4)= Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, más las cadenas habían sido hecha pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie lo podía dominar. – (Hechos 19: 16)= Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.
  12. Tienen diferentes grados de maldad.- (Mateo 12: 43)= Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. (44) Entonces dice: volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. (45) Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí, y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.
  13. Enseñan falsas doctrinas.- (1 Timoteo 4: 1)= Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.
  14. Tienen control limitado sobre fenómenos de la naturaleza, en la atmósfera terrestre.- (Job 1: 18)= Entre tanto que este hablaba, vino otro que dijo: tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; (19) y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; solamente escapé yo para darte la noticia.
  15. Tienen poderes sobrenaturales y hacen grandes señales.- (Apocalipsis 16: 13)= Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; (14) pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

    Cuando leemos SEÑALES en este texto, la palabra original es SEMEION. Podemos compararla con nuestras más conocidas “Semiología”, “Semiótico”, “Semáforo”. Una señal, marca, prueba. Se usa para distinguir entre personas u objetos, para denotar una advertencia o admonición. También se utiliza como un presagio que pronostica acontecimientos futuros, para describir milagros y maravillas, sea atribuido a la autoridad divina o a falsos maestros o demonios. Toda señal es sobrenatural y los demonios lo son.

  16. Si bien no todas las enfermedades son demoníacas, ellos pueden, en efecto, producirlas.- (Mateo 12: 22)= entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.
  17. Pueden controlar o posesionarse de animales.- (Marcos 5: 13)= Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por el despeñadero, y en el mar se ahogaron.
  18. Es más que obvio señalar que pueden controlar o posesionarse de seres humanos.- (Lucas 8: 1)= Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, (2) y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: maría, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios.

    Además de poseerlos, pueden llegar a usar a una persona como deseen. Por ejemplo, como “médium” o para hacer señales.- (Hechos 8: 9)= Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. (10) A este oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios. (11) Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo.

  19. Pueden causar, asimismo, enfermedades mentales.- (Marcos 5: 2)= Y cuando salió él de la barca, enseguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, (3) que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aún con cadenas. (4) Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, más las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie lo podía dominar. (5) Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y los sepulcros, e hiriéndose con piedras.
  20. Pueden “predecir” el futuro. En realidad no conocen el futuro, pero conocen muy bien a los seres humanos y son muy observadores e inteligentes. Logran engañar a los crédulos que ya, inconscientemente, se predisponen para que ocurra lo que les predijeron. Poseen cierto poder sobre la naturaleza. No se olvide que Jesús “reprendió” a la tempestad, lo cual deja sentado que esa tempestad no provenía de Dios. Ellos pueden incluso “predecir” fenómenos tales como terremotos o grandes huracanes.
  21. Parecen sentirse incómodos cerca de un cristiano verdaderamente lleno del Espíritu y se alejan o se debilitan (no digo que se vayan). Por eso la mayor actividad satánica en una zona y no en otra, o en un país más que en otro. En este rubro, podemos comprobar perfectamente lo que estamos diciendo, sencillamente dando la oportunidad a cientos y cientos de misioneros en todo el planeta que podrán testificar como han sido tenazmente resistidos y atacados por haber invadido territorio enemigo.
  22. Pueden llegar a controlar (No estoy diciendo “poseer”) a un creyente cuya armadura espiritual tenga fallas, y está permitiendo este control a partir de pecados o por simple ignorancia. Un cristiano lleno del Espíritu es un cristiano activado. Si usted enciende un calefactor, podrá observar que a partir del momento en que lo haga, no habrá una mosca que se atreva a posarse sobre su parte superior. Pero si el calefactor no es encendido, aunque siga siendo calefactor, las moscas se pasearán a su antojo sobre él.

Las Jerarquías Demoníacas

Si bien consultando todo tipo de bibliografía al respecto, tendríamos que aclarar que no existen definiciones tajantes o unánimes con relación a las jerarquías del reino de Satanás, de todos modos transcribiremos aquellas que nos han parecido más entendibles.

PRINCIPADOS:

Parece ser el primero en rango político o de poder. El “príncipe” es el que reina o gobierna teniendo la preeminencia. Son seres de vastas extensiones, de influencia dentro del reino satánico. Se los conoce también como “espíritus territoriales”. En Daniel 10:12-22, se nos habla del “príncipe de Persia”. Muestran que Satanás no accede al planeta ni despliega sus tropas al azar, sino de acuerdo con su propio mapa del mundo.

Están muy bien organizados y con plan de batalla que ejecutan puntillosamente para cada zona geográfica y para cada ser humano. Sus planes para la India, por ejemplo, difieren notablemente de los que tiene para Nueva York o Rosario. La historia nos ha permitido comprobar y probar esto que decimos.

POTESTADES:

Indica autoridad, poder; es uno que toma control. Tiene autoridad y dominio sobre una jurisdicción amplia y bien determinada que le ha asignado quien tiene el poder real. Ordena y dirige las actividades dentro de la zona en que le fue encomendada.

Algunos las relacionan con las “fortalezas”: el esfuerzo concentrado hacia el aumento de ciertos males o pecados. Los demonios incitan a las personas como individuos a entregarse a un pecado, de tal manera que un barrio o población o iglesia, se caracteriza por ciertos pecados en particular.

Se debe orar específicamente contra estas potestades en el nombre de Jesús (Como iglesia), intercediendo para que el Espíritu Santo venga a hacerse dueño de la situación. Somos los canales auténticos del poder de Dios. Él no puede manifestarse sin nuestra participación en esta lucha.

También se puede pedir a Dios que nos enseñe a vivir con una actitud espiritual plena y opuesta decididamente a estas potestades. Si existe la codicia, pedir por generosidad; si hay depresión, convertirnos en auténticos alabadores de Dios.

GOBERNADORES:

Es el jefe de una región o ciudad, siendo de menor jerarquía que los anteriores. Tienen autoridad sobre un ámbito restringido y gobiernan según directivas recibidas. Vendrían a ser los oficiales de un ejército, que se encargan de dirigir las operaciones de los soldados, de los cuales hablaremos más adelante.

Intentan dirigir las decisiones de aquellos quienes gobiernan secularmente esas regiones: intendentes, alcaldes, responsables de los ayuntamientos, prelados, policías. De hecho, observando los acontecimientos cotidianos, podemos asegurar que alguna clase de éxito han tenido.

HUESTES ESPIRITUALES DE MALDAD:

Conjunto de demonios de menor jerarquía (Soldados rasos), que son enviados al combate cuerpo a cuerpo. Son los emisarios últimos de Satanás, que tratan de entrar y dominar a humanos y bestias, impulsándolos (A los humanos), a la corrupción y, de ser posible, a la destrucción.

(Mateo 8: 28)= Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino.

(Mateo 12: 45)= Entonces va, y toma consigo siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

Definiendo el Campo de Batalla

El campo de batalla de la Guerra Espiritual es muy amplio y abarca una enorme serie de variaciones. Sin embargo, si hay que darle prioridad a alguna de ellas, esa es la mente. Es indudable que Dios y Satanás se encuentran a diario luchando por la mente del hombre.

Satanás trata de inmovilizar la voluntad humana a fin de que realice una acción o de lugar a algún pensamiento contrario a la voluntad de Dios. Coloca la semilla en la mente y la cuida celosamente. En realidad, todo comienza allí.

Luego habrán de unirse las emociones. Uno de sus trucos es llevarnos sin que nos demos cuenta, a un estado de indecisión e ignorancia notorios, y entonces… obra. Trata de poseer nuestra voluntad, nuestra mente, porque desde allí puede dominar el cuerpo.

De manera que en esto, como en toda nuestra vida cristiana, no debemos dejarnos gobernar por nuestros propios pensamientos, ni por nuestras emociones que son engañosas, pues ambas actitudes contradicen la Palabra de Dios.

(Jeremías 17: 9)= Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?

Hay tres fuentes definidas, específicas y concretas de las cuales, en mayor o menor medida, indefectiblemente van a provenir nuestros pensamientos. Es decir que, cuando ciertos y determinados pensamientos llegan a nuestra mente, proceden de tres fuentes que paso a citar:

  1. Del Hombre mismo.- Tenemos, indudablemente, la capacidad de pensar, de crear pensamientos por nosotros mismos y sin ayuda. Pero como aún está latente en nosotros nuestra naturaleza caída, es posible que produzcamos pensamientos malos. A eso le llamamos “nuestra carne”.

    Es por ese motivo que debemos controlar todo pensamiento confrontándolo con la Palabra y, esencialmente, como podemos leer en 2 Corintios 10:4-5, sujetándolos a Cristo. Aunque nos cueste mucho trabajo, a estos pensamientos podemos rechazarlos. Y será bueno que lo hagamos.

  2. De Dios.- Él le habla a nuestro espíritu con Su Espíritu, y luego puede llegar eso a nuestras mentes. Dios no habla directamente a nuestra mente. Debemos probarlos y si son de Él, debemos aceptarlos totalmente. Como tener seguridad respecto a la procedencia, es algo que trataremos más adelante en otro contexto.
  3. Del Mundo Satánico.- Los demonios nos proyectan pensamientos que nosotros podemos dejar que se desarrollen o no, o los incorporamos como si fueran propios. Así puso pensamientos en la mente de Pedro, que pensó expresar todo amor y cuidado por su Señor, pero grande fue su sorpresa cuando Jesús le dijo que estaba siendo instrumento de Satanás.

Los pensamientos que nos ponen llegan con fuerza, generalmente nos impulsan a una acción y la mayoría de las veces, pese a nuestros esfuerzos, no logramos rechazarlos. Es como que se nos imponen y constituyen una de las más violentas escaramuzas de esta enorme batalla.

Pensamos que tiene mucho que ver con una actitud muy común y que solemos denominar en la Argentina, como “el darse manija”. Cuando nos percatamos de qué se trata, debemos rechazarlos en el nombre de Jesús. Nos asombrará comprobar cómo inmediatamente quedamos libres de ellos.

De manera que debemos conocerlo como el engañador sutil, el príncipe de la falsa humildad religiosa, como el maestro del terror en el sentimiento de la falsa culpabilidad, como el creador y promocionado de las más extrañas y fanáticas sectas, como el gran farsante e imitador de la voz de Dios, e innumerables estratagemas más.

Por lo antedicho veremos que querer hacer el bien, el ser espirituales, no nos protege en forma segura del engaño. Sólo lo será el depender totalmente de la guía del Espíritu Santo, quien siempre nos llevará “a toda verdad”, tal como asegura Juan 16:13.

Vamos a ver por separado, aunque en forma muy sintética, dos aspectos importantes con los que, primero, nos tienta y luego, como le adosa su arma favorita, el engaño, aunque este también obra efectivamente en la tentación.

LA TENTACIÓN:

Existen tres canales clásicos y claros para la tentación. Esos canales son: Los sentidos del cuerpo, las emociones del alma y el espíritu. Son los que fueran utilizados durante todo el relato bíblico, contra Jesús. No hay otros medios. Veamos:

  1. Tocó los sentidos del cuerpo con el hambre. Si usted recuerda perfectamente cuando le sugirió convertir piedras en pan, aprovechaba esa tentación en una dirección: que Él hiciera algo independiente de la voluntad del Padre.
  2. Lo atacó espiritualmente. Cuando le dice que salte al abismo y muestre su fe, total seguramente vendrán ángeles en su ayuda, apunta a lo espiritual. A veces nosotros también hallamos una promesa y la reclamamos sin tener en cuenta las demandas que lleva anexadas. Otras veces ponemos a prueba la Palabra como un reto y eso, es tentar a Dios.
  3. Atacó también sus emociones, cuando le sugiere que puede otorgarle los reinos del mundo si postrado le adora. ¿Reinos del mundo? ¿Es que podía Jesús caer en esa trampa? Era hombre. Era carne. Y esos reinos no eran geográficos, sino que representaban al deseo de dominio, de poder y el orgullo.

Y no hay más: Lucas 4:13 dice: …Habiendo acabado toda tentación, se alejó por un tiempo… Cada tentación buscó ser ejecutada voluntariamente con una mente que se apartara de la soberana Voluntad Divina.

EL ENGAÑO:

Es, a todas luces, el arma favorita del enemigo. Es depositado sutilmente en nuestra mente. Le es tan útil que le servirá, al final de los tiempos, para el establecimiento del anticristo, cuando el engaño sea llevado y sostenido a nivel mundial.

Hay sobrada escritura al respecto. Y pese a que existen dos teorías distintas en la enseñanza, ambas coinciden en el engaño como fuente primordial de esa existencia. No importa si es UNA persona llamada Anticristo o si son varios, como dice Juan. Anticristo, semánticamente, sería “todo aquello que se opone a Cristo”, esto es: una mentalidad.

(1 Timoteo 4: 1)= Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. (2 Timoteo 3: 1)= También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

Aclaro que esta palabra, PELIGROSOS, es la palabra CHALEPOS y significa “Ásperos, salvajes, difíciles, dolorosos, fieros, dañinos, duros de tratar. La palabra describe a una sociedad desprovista de virtud pero que abunda en vicios.

(1 Tesalonicenses 5: 1)= Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. (2) Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; (3) que cuando digan paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. (4) Más vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. (5) Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.

Es usada contra el no creyente, pero también contra el creyente, pues en general, la ceguera espiritual va desapareciendo cuando la luz de la verdad desaloja las tinieblas de la mentira. Cuando nos convertimos no recibimos de una vez todo el conocimiento espiritual.

Ya fue dicho, pero igualmente vale la pena sobradamente la reiteración: los dardos serán más y más sutiles cuanto más espiritual sea el cristiano; deberá pelear las batallas más intensas y directas con el diablo y su ejército. Pero teniendo siempre presente un factor esencial: En Cristo somos más que vencedores.

El engaño hace que una persona llegue a creer sinceramente que es verdadero algo que no lo es. Entienda por favor que ser sincero, no es una protección suficiente. Eva, por ejemplo, sin ir más lejos, fue realmente sincera; pero fue engañada y pecó.

Cada vez prevalecen más y más doctrinas de demonios que se apartan de la Biblia de manera engañosa: enseñan que “obtendrás todo lo que digas”, que “un cristiano puede ser poseído por demonios”, que “es bueno utilizar la visualización” y otras. Esto implica leer con mucho cuidado cierta literatura llamada “cristiana”.

Algunas formas en que el Creyente es Engañado

La Biblia no es un libro de simples reflexiones morales o sentencias religiosas. La Biblia es un verdadero manual de vida. De Vida abundante aquí y ahora y de Vida Eterna después. Y en sus páginas encontramos respuestas y dirección para todo. Por ejemplo, en los aspectos en que los cristianos podemos ser engañados.

Cuando es oidor y no hacedor de la Palabra. (Santiago 1: 22)= Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Cuando se llena de Sabiduría de este Mundo. (1 Corintios 3: 18)= Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.

Cuando cree ser algo no siendo Nada. (Gálatas 6: 3)= Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.

Cuando es Incapaz de Refrenar su Lengua. (Santiago 1: 26)= Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

Cuando cree que no Cosechará de acuerdo con lo que Sembró. (Gálatas 6: 7)= No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Cuando piensa que el Contacto con el pecado no tendrá efectos sobre él. (1 Corintios 15: 33)= No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. (34) Velad debidamente, y no pequéis, porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.

Sabido es que pese a que todos sabemos que el evangelio no es vana palabrería sino poder de Dios manifestado, pese a ello, estamos llenos de conceptos. Los demonios aprovechan eso y suelen alterarlos mediante doctrinas o conceptos falsos.

  1. Revelaciones espirituales “especiales”. Hay algunos que creen poseer una “luz” especial o diferentes revelaciones sobre “visiones”. Nadie discutirá la validez de estas cosas, pero sí cuando se presentan para justificar determinados hechos tomando textos fuera del contexto y haciéndoles decir algo que jamás dijeron.
  2. Los demonios manejan una estrategia muy singular pero también muy conocida: mezclan sus enseñanzas con los propios razonamientos humanos. Llegada esta situación, el hombre supone que todo es resultado de su propio pensamiento, y el respeto egocéntrico que todos tenemos de nuestros pensamientos, logra todo lo demás.
  3. El enemigo, en primer término, engañará a “reconocidos” siervos, y luego ellos mismos se encargarán de distribuir sus falsedades. La gente normalmente cae en estas trampas porque si proviene de la boca de “alguien” de cierto “prestigio”, ni se plantean que pueda ser falso.
  4. Nos hacen creer una o varias mentiras como si fueran una verdad indiscutida, porque son hipócritas y buscan cauterizar la conciencia del creyente, apartándolo de la verdad. Discernimiento y Biblia elemental son instrumentos de defensa exitosos.
  5. Distorsionan las escrituras y entretejen engaños tomando parte de una verdad y tergiversándola posteriormente. Con estas técnicas trabajan con mucha sinceridad pero engañados grupos tales como Testigos de Jehová, etc.
  6. Por ello hay que tener muy especial cuidado con las enseñanzas que nos llegan por medios “sobrenaturales”. Satanás es el gran imitador y no podemos creernos ingenuamente cualquier cosa que nos llegue sin probarla debidamente con la escritura, con oración o con nuestros discernimiento. El “conocimiento de la Verdad” es la primera salvaguarda contra cualquier clase de engaño. Los escogidos deben aprender a “conocer” ya “probar” los espíritus hasta que sepan con certeza lo que corresponde a Dios y a Satanás. ¿Conocer la verdad, entonces, es estudiar? Conocer la verdad, antes que nada, es tener intimidad con Cristo.
  7. Marcos 12:38 implica que el conocimiento del peligro es parte de la forma que el Señor tiene de guardar a los suyos. Debemos tener la llenura del Espíritu y una estrecha vida en comunión con el Señor.
  8. Se impulsa a obedecer literalmente la Palabra de Dios, lo que lleva a una verdad desequilibrada, que es una falsedad. Se olvida que “la letra sin el Espíritu, es muerta”. Recordemos que nada es más parecido a lo verdadero, que lo falso. Una fotocopia es un calco del original, pero no es el original.
  9. Hacen que olvidemos que nuestra mente ha estado oscurecida, y que por lo tanto está muy lejos de aceptar ser renovada en nuestro entendimiento, tal como se nos manda hacer en la carta a los Romanos 12:2. Como el engaño se basa en la ignorancia, es produzca que ese engaño se produzca en aquellas áreas en las que todavía no conocemos absolutamente nada sobre las maquinaciones del enemigo.
  10. Creer que Dios nos guarda siempre del engaño, es un engaño, porque bajamos la guardia y dejamos de estar vigilantes. También nos olvidamos que la protección de Dios, que es muy cierta, se basa en el cumplimiento de ciertas condiciones.

Si no fuera algo que debemos considerar como responsabilidad nuestra, no se vería el sentido de por qué Jesús nos dijo tantas veces que veláramos. Velar es estar en guardia y si debemos estar en guardia es porque el engaño, es posible aún para los elegidos.

Es importante que usted sepa perfectamente, que existen tres condiciones para permitir el obrar del maligno.

  1. El pecado sin confesión ni arrepentimiento.
  2. La ignorancia de sus maquinaciones.
  3. La pasividad de la mente.

Sobre la Pasividad en toda su Dimensión

LA PASIVIDAD DE LA MENTE: Como hemos dicho anteriormente, decido no pensar, no juzgar, etc. Esto, que generalmente suele estar muy bien visto en las congregaciones, se contradice con la imagen de Pablo que, todos lo sabemos, fue un brillante intelectual sin que su intelecto perjudicara su fe, ya que él lo pudo someter al Espíritu que moraba en su interior.

La pasividad del juicio o la razón, hace que se cierre la mente a todo argumento o razonamiento que permita llegar a determinadas conclusiones. Puede llegar a creer que su juicio es infalible sin poder captar que sólo expresa el juicio de “otro”. Se programa. Lleva al fanatismo religioso que no tiene nada que ver con la fe y que recuerda el tiempo de la Inquisición.

PASIVIDAD DE LA CONCIENCIA: Es cuando no se la usa, cuando cree que está guiado por ora más elevada, la de Dios, que le ordena esto o aquello. Aquí es cuando más usa el enemigo los textos fuera de contexto, o contradiciendo el resto de las escrituras.

No se decide sobre lo que es bueno o es malo conforme a lo que dice la Biblia, sino que se tiene en cuenta lo que “dicta la voz de Dios”, generalmente a UNO reconocido como “vocero”. Es aquí donde aparecen falsos razonamientos y directivas que benefician generalmente a alguien.

PASIVIDAD DEL CUERPO: Se ponen todos los sentidos en condición pasiva y se embota la mente. Se puede llegar a tener experiencias que aparecen como muy agradables, muy espirituales, y por eso, de inmediato, se considera que provienen del Señor.

PASIVIDAD PARA BUSCAR LA LLENURA DEL ESPÍRITU: Esto contradice lo que dice la misma Biblia al respecto. Con leer el libro de los Hechos capítulos 1 y 2 es más que suficiente para saber que no hay nada de esto, y que evidenciar pasividad esperando que “baje” el espíritu, es exponerse a que “baje”, en efecto, un espíritu, que seguramente no será el Santo.

PASIVIDAD PARA ACEPTAR EL SUFRIMIENTO: Aquí existe la idea de que todo sufrimiento proviene de Dios como una prueba. Se puede comprobar el error en la falta de resultados: falta el Fruto del Espíritu, la victoria y la madurez espiritual.

No tiene un propósito salvo el sufrimiento mismo. A veces se le une el miedo, otra arma del enemigo. El sufrimiento puede darse a nivel espiritual (Remordimientos), a nivel mental (Miedos, confusión) a nivel físico (Enfermedades varias).

¿Qué Pretende el Enemigo con todo Esto?

En primer lugar, separa al cristiano de su riqueza espiritual. Muchas veces tenemos la tendencia a vivir como “el hijo pródigo”, sin apropiarnos de todas las riquezas y bendiciones que Dios ya nos ha dado en Cristo tal cual lo vemos en Efesios capítulos 1 al 3.

En segundo término, apartarlo de su caminar en el Señor para que la relación con Él se corte y para que la expresión práctica de su cristianismo, fracase. Desde el capítulo 4 hasta el 6 y hasta el verso 9 de la carta a los Efesios, se nos dice como debemos andar delante del Señor.

Y, finalmente, en último lugar, digamos que pretende imposibilitarnos para que peleemos la buena batalla y, si es posible, que no llevemos fruto alguno. De ese modo podríamos entrar en frustración, en decepción y finalmente en su arma preferida: en depresión.

CONOCIENDO NUESTRAS ARMAS.

Vamos a ver un ejemplo simple: Si usted tiene dos hijos y enfrenta una situación donde es agredido, y no le queda otra solución que entrar en un conflicto armado, usted, ¿Enviaría a sus hijos a pelear por lo que es de ellos, total y absolutamente desarmados?

Aún más: ¿Les exigiría tener victoria en esas condiciones? Bien; muchos cristianos todavía están convencidos que Dios, ese Padre de amor por encima de todas sus demás particularidades, los ha enviado a pelear contra Satanás sin armas, sólo con la intencionalidad de hacer un buen papel.

Y aún así, esperan ganar. ¿En qué ejército incomprensible eso podría darse así? ¿Tanto nos cuesta aceptar que hay guerra primero, y que en una guerra es lo más normal del mundo ver a gente armada?

Fortalecerse en el Señor

(Efesios 6: 10)= Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

Esto nos indica que somos débiles y que por eso se nos exhorta. En nosotros no hay capacidad ni fortaleza para resistir a los poderes de las tinieblas. Si no tomamos conciencia de esto, en medio de la batalla trataremos de resolver muchas cosas a nuestro modo y con nuestra humana capacidad.

El enemigo, entonces, hará caer temor sobre nosotros, porque estaremos comprobando su fortaleza en nosotros y eso nos hará dudar de nuestra capacidad. Ser fuertes en el señor implica no tener temor porque conocemos SU fortaleza en nosotros.

Además, también implica recibir poder, tener la unción del Espíritu Santo y depender de Él. Conocer plenamente que nuestra fuerza se basa en la persona de Jesucristo, no en algún principio, método o técnica.

Nuestra fuerza es SU fuerza. Nuestra victoria es SU victoria. Vemos esa realidad en Jesús en “su autoridad y poder para hacer milagros”; su justicia y victoria sobre la tentación; como se enfrentó al pecado y al maligno, en fin, como enfrentó cada una de las circunstancias de la vida.

Para tener ese poder necesitamos alimentar permanentemente nuestro espíritu: ¿Cómo hacerlo? Entre otras cosas: orando, leyendo y escudriñando la Biblia; estando en el culto al Señor; teniendo comunión con los hermanos, etc.

La Efectividad de la Armadura Espiritual

(Efesios 6: 13)= Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

La palabra RESISTIR, aquí, es la palabra ANTHISTEMI. Podemos compararla con “antiestamina”. De ANTI, que es CONTRA, e HISTEMI, que se traduce como RESISTENCIA. El verbo sugiere oposición vigorosa, resistencia valiente, colocarse frente a frente contra un adversario, mantenerse uno en su terreno.

En este caso ANTHISTEMI nos está señalando con total claridad y absoluta certeza, que con la autoridad y las armas espirituales que nos son concedidas podemos resistir perfectamente a las fuerzas del mal.

(14) Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, (15) y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

(16) Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

(17) Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios

La guerra sigue. No importa cuantas batallas peleemos, por lo cual debemos estar siempre preparados y, dado que es una guerra espiritual, la Palabra nos dice que nuestras armas también tendrán que ser espirituales.

La armadura del soldado romano, usada como ilustración por Pablo, era una armadura excelente pero, para serlo totalmente, tenía que tener colocadas todas sus partes, y estas debían estar en condiciones, pues si por ejemplo, una correa de su sandalia que se rompiera, podía hacer trastabillar y aún caer, lo que significaba una muerte casi segura.

De igual manera, nosotros debemos tener mucho cuidado de usar toda nuestra armadura espiritual, y que además, esté en condiciones. Si hay cosas que no están bien con el Padre o con el prójimo, como falta de oración, de arrepentimiento, presencia de resentimientos, enemistades, pecados, etc., la armadura comenzará a presentar “agujeros”.

Y será precisamente por esos “agujeros”, por esas brechas, que el enemigo atacará eficazmente y, en lugar de ir “de victoria en victoria” con Cristo, podemos ir de derrota en derrota ante las huestes satánicas. Algunas veces podemos llegar a salir de una pelea muy mal heridos y, en algunos casos, aún podríamos morir.

DON DE DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITUS

(1 Corintios 12: 10)= A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

La palabra nos exhorta a “probar” los espíritus para ver si son de Dios. Este don es la capacidad que da el Espíritu para distinguir entre los verdaderos y los falsos maestros, detectando así los sutiles engaños de Satanás que llevan a errores y herejías.

También se manifiesta como una capacidad que Dios da a ciertos creyentes para que puedan saber si una persona tiene o no demonios, u opresiones demoníacas. Permite distinguir entre un enfermo mental y una posesión diabólica. A veces llega a indicar el tipo de demonio o atadura y, a veces, los hombres de esos demonios.

También permite considerar si otros dones específicos provienen o no de Dios. Satanás es un gran imitador y si no es por el discernimiento, podemos ser engañados muy fácilmente con lenguas, profecías, sanidades o milagros falsos.

LA ALABANZA Y LA ADORACIÓN

Alabanza es la acción de glorificare a Dios, de ensalzarlo y bendecirlo especialmente con himnos, cánticos, música y danza. Por tanto es más que cantar, aplaudir o levantar las manos en forma mecánica, costumbrista. Es una ofrenda, que debe salir del corazón y nos trae la maravillosa presencia del Señor ya que Él está en medio de la alabanza de su pueblo.

Es algo que damos a Dios. Se centra en lo que Dios hace, en su obrar. Generalmente se expresa activamente. La adoración, mientras, se centra en lo que Él es, en sus atributos y nos lleva a la reverencia y el temor santo. Lleva a un estar de rodillas o con el rostro en tierra. Es realizada por nuestro espíritu.

LA ORACIÓN

(Efesios 6: 18)= …orando en todo tiempo con oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; (19) y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, (20) por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

Antes de seguir quiero aclarar que la palabra traducida como EMBAJADOR, aquí, es la palabra PRESBEUO, y quiere decir literalmente, “Ser el mayor”, y después, “ser embajador”, es decir: representante de una autoridad gobernante.

Cabe aclarar que los embajadores serían elegidos entre las personas que hubieran demostrado con claridad meridiana, tener madurez y experiencia. Esto solamente nos está diciendo que, si bien la experiencia no es tan importante, sí un embajador de Cristo tiene que ser alguien con madurez probada.

La oración es el generador, la central eléctrica que da vida y funcionamiento a la armadura espiritual, a nivel individual, y a todo el Cuerpo de Cristo. Sin ella la iglesia queda en puro formalismo y con ausencia del Poder de Dios. Pablo habla de distintos tipos de oraciones:

Acciones de Gracias: No sólo por lo que se haya recibido, sino que también acompañará inexorablemente a cualquier clase de petición.

Peticiones: Las peticiones, si nos basamos en lo escrito, son simplemente ruegos.

Súplicas: Estos son ruegos constantes y aún hasta inoportunos, buscando la respuesta de Dios.

Intercesión: Este es un tipo de oración “a favor de”. Jesucristo, por ejemplo, es nuestro constante intercesor y al mismo tiempo nuestro ejemplo. De ninguna manera es una oración egocéntrica.

Pero también “interceder” significa “interponerse” entre dos cosas. No podemos, entonces, interceder por nosotros mismos, sino que debemos hacerlo por otra persona, por una iglesia, por una ciudad o hasta por un país.

Esta es una oración que se usa netamente en Guerra Espiritual. Con ella “resistimos activamente las potestades de las tinieblas”, les prohibimos que actúen en el sublime nombre de Jesucristo. No es una oración fácil y se necesita disponer de discernimiento. ¿Por qué?

Porque podemos interponernos entre Dios y el objeto de intercesión. Hacemos peticiones específicas de protección, dirección, bendiciones o de retardo y aún anulación de un juicio. Un ejemplo: Abraham con Sodoma y Gomorra. Y según el texto siguiente, es lo que buscaba Dios.

(Ezequiel 22: 30-31)= Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese, y no lo hallé. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor.

Sin embargo, también podemos interponernos entre el Diablo y el objeto de intercesión. Con fe, con poder, trabando el poder y el actuar de Satanás. Rechazamos sus ataques, frustramos sus estratagemas y disminuimos su eficacia. Es Guerra Espiritual, lucha cuerpo a cuerpo.

Para hacerla, se requiere: a) Sentir que Dios nos ha llamado al servicio de intercesión, tener la certeza total y absoluta de ello. B) Buscar tener la mente de Cristo, dejándonos guiar por el Espíritu Santo. c) Poner nuestra voluntad totalmente bajo la soberanía de Dios, llegando a sentir lo que Él siente, por ejemplo, por los que se pierden.

Esas certezas interiores llevan a una enorme convicción de pecado, y se constituye en un canal por medio del cual Dios se puede revelar claramente. El llamamiento más elevado que puede tener una persona, entre todos los ministerios del Cuerpo de Cristo, es el de ser intercesor, porque tiene lugar en lo secreto.

Interceder, entonces, es ponerse entre el juicio de Dios, el enemigo o el problema y la persona. (Éxodo 32: 31-32)= Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.

Interceder es ponerse en la BRECHA. Esta palabra es la palabra PERETS. Una abertura, fisura, grieta, especialmente una grieta en la muralla. PERETS viene del verbo PARATS, que quiere decir “abrir, romper, penetrar”.

PERETS aparece unas 25 veces, y hay algunos textos que muestran que las brechas o las grietas deben ser reparadas. El versículo anterior se refiere a las ruinas físicas y espirituales de Sión, y otros al tabernáculo de David.

En esta referencia, el pararse sobre la brecha es una metáfora que alude a una acción intercesora. Hay una brecha entre Dios y el hombre que un intercesor intentará reparar. Es decir que mientras dure esa acción, todo lo que venía hacia esa persona, es recibido también por el intercesor.

EL NOMBRE DE JESÚS

No es una palabra “mágica”, por eso sólo tiene poder cuando, sometidos totalmente al señorío de Cristo, le representamos y ejercemos su misma autoridad. Ante este nombre el enemigo retrocede tal como Jesús lo había dicho: “…en mi nombre echarán fuera demonios…”

En este nombre se encuentra nada menos que la imagen contundente y concreta de la victoria de la cruz y de la de la resurrección y, por consecuencia, de la derrota del diablo. Eso es lo que les recordamos a las huestes del maligno expresando lo que nos dice la Palabra al respecto.

(Filipenses 2: 9)= Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, (10) para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; (11) y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

LA SANGRE DE JESÚS

La Palabra dice: …Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero… (Apocalipsis 12:11). Cuando la invocamos la recordamos a las tinieblas que esa preciosa sangre fue derramada por nuestros pecados y pagó el precio de nuestra servidumbre hacia Satanás.

Librándonos de ella. Decimos también que es viva y victoriosa y llena de poder. Como ocurrió en Egipto, cuando nos cubrimos con ella, el enemigo no puede tocarnos.

En liberación es frecuente encontrar que una persona dominada por fuerzas demoníacas, no tolera decir: “la sangre de Cristo” y suele serle imposible o casi imposible, leer y / o repetir 1 Juan 1: 9, ese texto que dice: …Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Algunos de esos viejos himnos que solían cantarse en los cultos de congregaciones decididamente ortodoxas o conservadoras, sin embargo, contenían letras que hablaban de la sangre de Cristo. Aquellos que los han entonado, recordarán que hay uno que dice: “precioso es el raudal que limpia todo mal, no hay otro manantial, sólo de Jesús la sangre”.

Y un segundo himno que expresa: “Hay poder, sí, sin igual poder, en Jesús, quien murió; hay poder, sí, sin igual poder, en la sangre que Él vertió”

EL AYUNO

“Ayunar”, literalmente, significa, en primer lugar, no comer. Pero espiritualmente, es un no comer para buscar más íntimamente el rostro de Dios. El ayuno sin oración, es solamente un pasar hambre inútil e innecesario. La Biblia nos muestra varios aspectos que ahora veremos conforme a los textos que han sido dejados al respecto.

(Zacarías 7: 5)= Habla a todo el pueblo del país, y a los sacerdotes, diciendo: cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿Habéis ayunado para mí?

(Isaías 58: 3-4)= ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no t diste por enterado? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.

He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente, no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.

El ayuno debe realizarse para Dios.

(Isaías 58: 5)= ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?

Aquí Dios está expresando cuál es el ayuno que Él desea.

El ayuno, sea regular u ocasional, es un asunto entre el hombre y Dios, de manera que fuera de un ayuno regular (Un día por semana, por ejemplo), cualquier otro en cuanto a características y duración, debe efectuarse según Él lo indique personalmente.

Entienda que Jesús, no dijo “…si ayunan…”, sino que dijo: “Cuando ayunéis”, dando por sentado que sus discípulos lo harían. Pero no es fácil hacerlo, cuesta a nuestra carne y el enemigo desea evitar a toda costa que lo hagamos por el poder que puede desatar. Ante la pregunta que muchos se hacen sobre por qué no son más santos, la respuesta será que es porque no somos entusiastas y deseamos obtener el fin sin pasar por los medios.

Pero cuidado, que no es una suerte de trueque que le hacemos a Dios. Es indispensable que tengamos muy en claro que no podemos imaginarnos que seremos merecedores de algo por parte de Dios sencillamente porque ayunemos. Dios no va a caerse del trono porque usted se pase un día sin comer.

El ayuno es un medio eficaz, en cambio, para ciertas cosas que tienen que ver con la vida íntima del creyente. Entre todas estas cosas, podemos citar las siguientes:

1)= Conseguir santidad personal, ya que quita el orgullo. (Deuteronomio 8: 11-14)= Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy: no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

2)= También lleva disciplina al cuerpo físico, arrepentimiento y confesión de pecados, tanto personales como grupales.- (Daniel 9: 4-5)= Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.

Estos dos puntos, tienen como fundamento esencial anular cualquier reclamo que Satanás intente hacer sobre determinadas áreas de nuestras vidas.

3)= Ser oídos por el Señor y lograr bendiciones.- (Joel 2: 12-14)= Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia y se duele del castigo. ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios?

4)= Realizar franca lucha espiritual. Con el ayuno se intercede contra las fuerzas demoníacas, se rompen opresiones y se da libertad a los cautivos. Vale aclarar: cautivos inconversos, pero también muchos creyentes sujetados por ataduras de temor, pecado, etc.

Con total y absoluta simpleza se puede decir que el ayuno puede ser:

a) Natural: Es decir, más o menos prolongado. No se come nada, pero se bebe agua u otros líquidos. Se puede comparar con el que se describe en Lucas 4:2 o con el de Elías, durante cuarenta días.

b) Total: Aquí no se come ni se bebe nada y no puede durar más de tres días. Generalmente suele hacerse en situaciones muy graves o importantes y bajo especial dirección del Espíritu Santo.

c) Parcial: Este es un ayuno en base a una dieta restringida, tal como lo hizo Daniel. (Daniel 10: 3)= No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas.

ATAR Y DESATAR

(Mateo 16: 19)= Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

(2 Corintios 10: 3)= Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; (4) porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.

(Isaías 58: 6)= ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

En base a lo que podemos leer en estos tres pasajes, sería conveniente introducir una aclaración con respecto a tres términos utilizados en ellos. En primer lugar, el significado de Ligadura. En una primera acepción, indica “traba o sujeción”.

En segundo término, tenemos la palabra Ataduras. Es casi similar a lo anterior, ya que implica “lo que traba, lo que estorba la libertad”. Y, finalmente, Yugo. Yugo, figuradamente, indica “Dominación, carga pesada, tiranía”.

Espiritualmente, estos términos indicarían opresiones que Satanás coloca sobre nosotros, a veces por creer sus mentiras. Así como el yugo hacía que el segundo buey, (El más pequeño), siguiera al primero, más fuerte, donde este le llevara, así ocurre con las opresiones diabólicas.

Está comprobado que ellas nos hacen hacer cosas, tomar actitudes o tener sentimientos que no son lo que Dios nos pide en su Palabra. Algunos ejemplos tienen que ver con el temor, con los fanatismos de cualquier índole, con las quejas. La voluntad humana no está sujeta a Dios y no tiene fuerzas en sí misma para oponerse al enemigo.

Fortaleza: Indica un lugar fortificado, de paredes anchas y sólidas, construidas piedra por piedra, durante muchos años de trabajo. Espiritualmente son lugares en la mente, donde el adversario se hace fuerte (Con nuestra colaboración, aunque sea en forma inconsciente), y desde donde intenta dominar nuestras vidas exaltándose, al llevar a una persona a negar enseñanzas bíblicas, desautorizando al Todopoderoso.

Una fortaleza es una manera de pensar que está impregnada de falta de esperanza, que causa que el creyente crea que hay cosas que no pueden ser cambiadas. Las fortalezas espirituales en nuestra mente, se construyen mediante la reiteración de una mentira satánica, mentira que aparece por años en distintas situaciones o circunstancias. “Nadie me quiere”, “No sirvo para nada” son dos ejemplos de los muchos que existen. Esa mentira va atando a la persona.

Las fortalezas son de distinto tipo: territoriales (Sobre una ciudad), personales, ideológicas, (Inunda las mentes a nivel cultural. Por ejemplo: la teoría de la evolución, el racismo, etc.)

Una de las clásicas preguntas que se oyen, es: si siendo cristianos, estos “lazos” pueden persistir. Para romper todas estas opresiones, además de todo lo citado, el Señor nos ha dado la autoridad para atar y desatar. Está escrito, aunque no es su culpa si luego los hombres han desvirtuado la esencia de esta palabra.

Atar: En griego la palabra es DEO, y significa “prohibir”. También “amarrar apretadamente”. Cuando los líderes judíos creían que algo iba en contra de la ley, decían: “estás atado” (Prohibido); lo contrario era expresar: “estás desatado” (Dando permiso).

Sólo los que estaban por jueces y los gobernadores decían esto. Pero Jesús dio esa autoridad a todos sus discípulos, por eso aquellos se enojaban tanto contra Él, sin entender que el Señor hablaba en niveles espirituales. Hay dos clases de ataduras.

Atadura positiva: La hacemos cuando al enemigo le prohibimos algo declarando la Palabra, igual que como lo hizo Jesús: “espíritu inmundo, escrito está…” Cada vez que Él la usó, debilitó el poder del enemigo hasta que le ordenó “vete” y el tentador tuvo que dejarle.

A veces, para lograr la liberación se necesita un proceso, un tiempo de preparación, o de trabajo. No es excluyente, puede o no necesitarse esto. Sin embargo, si prestamos atención veremos que Jesús no fue “crudo” a esa batalla. Muy por el contrario, necesitó ayunar cuarenta días.

Con este acto Él indudablemente quedó sumamente debilitado físicamente, pero partiendo desde la base de lo que espiritualmente significa el ayuno, se fortaleció en ese ámbito, que es casualmente en el que se dirime esa lucha, que no es contra sangre y carne.

Desatar: Es una oración intercesora que libera a los cautivos de las manos enemigas. Hay un suceso ocurrido en 1989 en Lausana. UN señor llamado Bruce Olson estaba preso de los indios motilones (de Colombia), que eran aparentemente usados por la guerrilla, y querían matarlo.

Cuando lo supieron, inmediatamente se levantó una intercesora que: 1) Alabó y glorificó el nombre de Dios por tomar control completo de la situación. 2) Entregó a Bruce en Sus Manos y declaró que Dios estaba trabajando a su favor. 3) Pidió a Dios que se glorificara y rogó que enviara ángeles para protegerle. 4) Declaró que Satanás estaba atado para poder tocarlo. 5) Le ordenó a Satanás que lo soltara en el poderoso nombre de Jesús.

Una semana después, fue liberado. Recordemos que este tipo de oración de guerra, impide a las fuerzas malignas lograr un cierto y determinado objetivo. Hay una lucha entre las fuerzas del infierno y alguien. El intercesor lo que hace, es ponerse en medio entre una fuerza y la otra. A eso le llamamos “ponerse en la brecha”.

¿Cómo notamos que la persona o nosotros estamos libres? Hay que recordar que no se puede atar al diablo y sus huestes por siempre, eso ocurrirá al final de los sistemas, de los siglos. Por eso desaparecen los avivamientos, cuando nos dejamos estar y cede la oración intercesora o aparecen “agujeros” en nuestra armadura, la antigua situación puede reaparecer.

LOS ÁNGELES

Ángel, lo sabemos, significa “mensajero” y son tanto portadores de buenas nuevas como ejecutores de los juicios de Dios.

Son espíritus ministradores y enviados para servicio a los hijos de Dios. Una ayuda que prestan es que guerrean. Se ve en Daniel 10. Nuestras oraciones les ayudan en esa lucha, aunque mentiría alguien si dijera que sabe cómo.

Hay cientos de testimonios de la ayuda de los ángeles y es algo que en oración podemos reclamar a nuestro Padre, en situaciones extremas. Queda claro que a los ángeles no podemos orarles, ordenarles ni adorarles.

¿Y ADÓNDE SE ESCONDE EL ENEMIGO?

Quien crea que un día se enfrentará cara a cara con el mismísimo Satanás en persona, puede ser sorprendido una y mil veces desde diversos y distintos ángulos. Satanás no va a dar su rostro tan fácilmente.

Tampoco le dedicará su tiempo básico, ya que el no es omnipresente, a alguien que no le esté causando realmente un daño superlativo a su reino. Por lo tanto, será conveniente que los cristianos conozcamos muy bien en qué envase habrá de presentarse, embozado, a producir distintos tipos de ataques tendientes a debilitar a la iglesia.

Siempre escondido en fórmulas que a primera vista, (Al menos una gran mayoría de ellas), parecen ser inocentes al grado máximo, hasta el punto de hacer parecer a los que pretenden combatirlas, como una pandilla de gente ridícula que ve brujas por todas partes. Todavía sigue siendo el arma más eficaz del diablo, sumir en un grado de ridículo a quienes lo combaten frontalmente.

  1. Ocultismo
  2. Magia
  3. Obtención de poderes mágicos

ALGUNOS RESULTADOS DE LAS PRÁCTICAS OCULTISTAS

  • Pensamientos suicidas, melancólicos.
  • Desgano o rechazo por la Palabra de Dios.
  • Desgano o rechazo por la oración.
  • Tentaciones de distinto tipo, muy fuertes.
  • Luchas interiores para concurrir a un culto o reunión cristiana.
  • Pensamientos de blasfemias; a veces opresión o posesión demoníaca.
  • Arrebatos de ira sin mucho fundamento; miedos y fobias.
  • Visiones de fantasmas.
  • Oyen ruidos extraños como arrastre de cadenas, golpes, etc.
  • Suelen tener, al momento de su muerte, difíciles y lentas agonías.
  • A la sanidad de enfermedades físicas, siguen alteraciones psíquicas.
  • Aparecen ataduras espirituales que les dificulta aceptar a Cristo como Salvador y Señor.

Quien participa del ocultismo ya sea en forma activa o pasiva, recibe peligrosas influencias en su estructura psíquica y recibe también una orientación anticristiana.

TIPOS DE INFLUENCIA DIABÓLICA

También en este rubro, podríamos asegurar que hay muchas disparidades en cuanto a una clasificación ordenada. De todos modos, daremos cuatro de ellas a las que creemos básicas para saber a qué cosa específica nos estamos enfrentando.

1 – OPRESION: Esto es algo externo, permanente, que actúa con el fin de vencer nuestra resistencia. Actúa a través de la tentación y de la persecución. Se produce tanto sobre creyentes como sobre inconversos. Siempre quieren doblegar las fuerzas de la persona. El que peca da lugar para que el diablo comience una obra destructiva en su vida. Pero la tentación viene y se va. Hay escritura al respecto.

(1 Pedro 5: 8)= Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; (9) al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

2 – TORMENTO: Aquí el demonio está adentro de la persona, en alguna área específica y concreta de su vida. La persona tiene dominio de su vida, pero hay un área tomada por un demonio. Algunos de los síntomas que esto produce, son:

Insomnio, no quieren salir, sentimientos de persecución, depresiones, no tienen paz, siempre están con problemas, a veces deseos de suicidio. A diferencia de la tentación, lo que atormenta actúa en forma continua y permanente.

Mateo 15: 22)= Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. (Observe que no es Jesús quien detecta a ese demonio, es la propia mujer, madre de la atormentada, una mujer cananea aparentemente con poca información al respecto)

(Marcos 7: 29)= Entonces le dijo: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija.

3 – POSESIÓN: Hay momentos en que la persona pierde el control de sí, de sus actos, de su cuerpo. Un claro ejemplo son los llamados “ataques epilépticos”. No estamos descartando que estos clínicamente sean factibles, estamos asegurando que no siempre lo son.

Otro ejemplo son los estados de “ausencia”. Tienen momentos de lucidez, pero también momentos en que carecen absolutamente de ella. Hay uno o más demonios que en un momento dado toman total control de esa vida, al punto que llega a hacer cosas que luego no recuerda.

No es tan común, entendamos. Puede incluso, haber cierto desdoblamiento parcial o general de su personalidad. Los casos más comunes en los centros donde se realizan liberaciones, aparecen matemáticamente en manifestación clara cuando se toma autoridad en el nombre de Jesucristo.

4 – ENAJENACIÓN: Esto indica la posesión completa de la persona, es decir: espíritu, alma y cuerpo y en forma permanente. El gadareno de Marcos 5 es un claro ejemplo de ello. La persona no tiene dominio de sí, no sabe quien es, tiene la vista extraviada, no es fácil que pueda ser liberada. Carlos Anacondia siempre aseguró que muchas personas internadas en neuropsiquiátricos, son enajenados por demonios y no por enfermedades mentales clínicas.

COMO ENTRAN LOS DEMONIOS

1 – POR EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS: Violaciones, accidente serios, ser mordidos por un perro enfurecido, internación abrupta en un hospital, abandono o maltrato en la niñez y otras. En todos los casos, hay una experiencia con una carga emocional tan fuerte, que arrasa con el aparato psíquico de la persona.

2 – POR PECADOS COMETIDOS: Algunos pueden ser: Adulterios, robos, mentiras, abortos provocados, idolatría, resentimientos, falta de perdón, etc. El pecado, siendo una rebelión contra Dios, es una puerta abierta para la entrada de demonios.

3 – POR MALDICIONES: Estas pueden ser provocadas por Magia Negra, magia Roja, Macumba, Vudú, o por expresiones aparentemente tan simples como: “maldito seas”, u “ojalá te rompas una pierna”, “Ojalá revientes”, etc.

4 – POR HERENCIA: Si una persona está bajo influencia demoníaca, su hijo lo estará también. (Éxodo 20: 5)= No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.

Ser hijo concebido fuera del matrimonio puede, también, dar lugar a esa herencia. En el capítulo 28 de Deuteronomio se habla en un contexto general de este tema, esencialmente de la llamada “maldición del hijo bastardo”.

Aquí también entrarían las denominadas “maldiciones familiares”, o la presencia de “espíritus familiares”. Es frecuente que, por ejemplo, una mujer tenga determinados problemas e, indagando, se llegue a saber que su madre sufría los mismos síntomas y que ahora su hijo comience a manifestarlos.

5 – INVOLUCRAMIENTO EN EL OCULTISMO: Si una persona o un familiar cercano a esa persona, participa de prácticas ocultistas (Ya sea a sabiendas o no), es probable que esté influido por demonios. Esto tiene que ver con pactos satánicos, amuletos, curanderismo, control mental y otros.

6 – CONTAMINACIÓN DE LOS CINCO SENTIDOS: Esto se produce mayoritariamente con elementos tales como: Drogas, pornografía, películas de terror, rock pesado, etc. La persona deja su mente pasiva y, por tanto, es fácil presa del enemigo.

7 – POR PEDIR QUE UN ESPÍRITU ENTRE EN ELLA: Aunque esto sea tomado como un inocente juego, ya que así es como más se produce. Es bastante común entre los médium espiritistas. Recuerde que el Espíritu santo jamás lo poseerá, simplemente le guiará a toda verdad desde afuera, dejando intacta su voluntad y capacidad de decidir.

SINTOMAS DE ATAQUES DEMONÍACOS

Cambios de conductas, gestos, tipos de voz, cambio de lenguaje, (Generalmente soez), movimientos corporales, sueños horribles, pesadillas terribles, voces en su interior peleando u ordenando ciertos actos que se sienten imposibles de rechazar; visiones.

Se les nubla la vista o el entendimiento al querer leer la Biblia, sienten un inexplicable rechazo para hacerlo. Cuando se habla de cosas espirituales, bostezos continuos, se siente mucho sueño o se llega a quedarse dormido. Obsesiones y compulsiones, falta de concentración.

Pueden experimentarse, asimismo, poderes especiales, (viajes astrales, ver el aura, etc.) en la casa o en determinadas habitaciones, experimentar un frío intenso, movimiento de cosas estando presentes, olores nauseabundos (preferentemente a pescado).

Siempre habrá de tenerse muy en cuenta, antes de tomar decisiones concretas, comprobar y asegurarse que no existan causas psíquicas u orgánicas que pudieran producir cualquiera de estos síntomas.

COMO SE DETECTA UN DEMONIO

1 – Observación directa de la persona afectada. No actuar por informaciones de terceros.

2 – Agregar datos con relación a lo que cuenta la persona afectada y, aquí sí, familiares o conocidos de la misma.

3 – Observación de acontecimientos sobrenaturales que tengan como protagonista a esa persona.

4 – Si no se observa nada, utilizar el don de discernimiento de espíritus.

Muchas veces los demonios no se manifiestan porque no se ha tomado autoridad en el nombre de Jesús. A veces, algunos les exigen que se manifiesten y lo hacen. Esto se denomina como “salir de sus escondites”. No hay metodologías. Actuar conforme a como el Espíritu guíe hacer.

ALGUNOS INDICADORES VISIBLES DE MANIFESTACIÓN DEMONÍACA

1 – Movimientos violentos.

2 – Opresión en alguna parte del cuerpo.

3 – Actos de violencia (Puñetazos, puntapiés)

4 – Eructos groseros, tos inexplicable, arcadas, sudoración.

5 – Bloqueo de la mente.

6 – Bostezos reiterados, palabras obscenas.

7 – Lenguaje extraño. (No confundir con don de lenguas).

8 – Carcajadas burlonas.

9 – Miradas de odio, vista vidriosa o extraviada. Ojos oblicuados tipo asiático sin serlo.

10 – Gritos, aullidos, chillidos o gemidos incontrolados.

11 – Blasfemias, convulsiones, calambres.

12 –Dolores profundos, sensación de ahogo.

13 – Posición de las manos. (Típico, dedos engarfiados como garras)

14 – Sensación de Pánico irrefrenable. (Algunas clases de “fobias” tienen a demonios como autores).

15 – Amenazas personalizadas o generalizadas.

PASOS PARA LA LIBERACIÓN

No es lo mismo actuar con una persona con la que hablamos y percibimos que tiene ataduras demoníacas, o aún un demonio, que busca ayuda, a cuando nos enfrentamos a una manifestación espontánea, por ejemplo, en medio de un culto, reunión o servicio.

Lo primero que se deberá hacer es tomar autoridad en el nombre de Jesús, cubrirnos con su sangre, cubrir nuestros familiares, bienes, animales, vehículos y propiedades, y atar las fuerzas demoníacas prohibiéndoles que se manifiesten con violencia o dañen a la persona afectada.

Atar al demonio exigiéndole que deje libre inmediatamente la mente de la persona a fin de poder presentarle el evangelio o reasegurar si es salva.

Luego deberemos tranquilizarle respecto a lo que estamos haciendo, explicándole que no es algo contra ellos sino en contra de lo que está actuando en ellos. Preguntarle si desea ser libre, esto es básico y esencial. Nadie es liberado si no quiere ser liberado. Todos los endemoniados que liberó Jesús, fueron a Él buscando ayuda.

Cuando se les demanda a los demonios que dejen libre a la persona en el nombre de Jesús, pueden irse de inmediato o presentar mucha lucha. A veces eso ocurre por pecados no confesados. Por eso pueden necesitarse varias sesiones de liberación progresivas.

Anular todo asidero para los demonios: rencores, amarguras, falta de perdón, etc. Cuando ha confesado y se ha arrepentido y ha perdonado, orar para que Dios dé sanidad a su espíritu y a su mente.

Orar la persona renunciando a toda relación con el ocultismo, rompiendo con herencias familiares y con maldiciones recibidas; rompiendo juicios, etc.

Orar para que Dios ocupe con su Espíritu todo lo que en la persona va siendo liberado.

Cuando se produce la liberación total, se ora y se alaba a Dios, exaltando el nombre de Jesucristo.

COMO SALEN LOS DEMONIOS

Algunas veces, los demonios salen de la persona que tenían cautiva sin grandes manifestaciones visibles. En estos casos, sólo se ve el cambio en la persona a partir de la sesión. En otras ocasiones, hay: vómitos, lágrimas, diarreas, sudor, temblor del cuerpo, eructos, soplidos, espuma por la boca o la nariz, gritos, carcajadas, orina, estornudos, tos, bostezos, babeos, dolor de pecho, flemas, etc.

Luego de ser liberada la persona se siente de buen ánimo, libre, pero también muy débil, cansada y hasta agotada en casos. Puede estar como agarrotada, confusa como si todo le diera vueltas, (Pero en paz). Es producto de lo duro de la pelea.

OTROS ELEMENTOS IMPORTANTES

Salvo una situación totalmente inesperada, en donde todo hijo de Dios tiene la autoridad de la que ya hemos hablado, el trabajo de liberación debe ejercerse bajo estricta dirección de Dios. Sin esto, muchas veces los demonios se resisten a quien desea expulsarlos y no salen.

Es conveniente hacerlo en equipo, no menos de dos personas (en casos son necesarias muchas más), siendo muy importante que sean de ambos sexos.

No se le debe dar a beber absolutamente nada. En muchos lugares, por confusión o ignorancia, se les daba a beber aceite con la intención de producir vómitos, ya que se creía que eran la única manifestación de liberación. Error total. “Ellos” pueden argumentar para no salir que se les ha dado de beber algo “raro”, restándole el poder a Dios.

Salvo que el Espíritu lo indique, no tocar en ningún momento a la persona, y si se hace, generalmente que sea en la cabeza y no en ninguna otra parte del cuerpo, sobre todo si es del sexo opuesto. Hay experiencias que aconsejan no reprender demonios en lenguas.

Es conveniente que sea una sola persona la que reprende, el resto debe orar por él, cubriéndolo. Interceder, alabar, glorificar a Dios. Cuando aquel se cansa, otro siervo toma su lugar y así alternativa y sucesivamente hasta terminar el trabajo.

CONCLUSIÓN

Habrán quedado, indudablemente, muchas cosas sin tratar y una enorme serie de pormenores que no han sido tocados. Pero es menester saber que este trabajo se ha realizado en base a información general, literatura específica y algunas experiencias de personas que han actuado en este tipos de ministerios.

Es nuestra oración que sirva, esencialmente, para que cada hermano en Cristo que acceda a él, entienda que llegado el caso, tiene la total y absoluta autoridad, – por lo menos -, para atar y sujetar la manifestación de un demonio en el bendito nombre de Jesús, sin que ello le de autorización para dedicarse a buscar endemoniados para liberar, cosa que no hizo ni siquiera Jesús.

Cualquier elemento que aquí haya sido incluido y que personas con mayor experiencia entiendan que no es correcto, le rogamos tenga la bondad de hacérnoslo saber con documentación o pruebas contundentes e inmediatamente lo eliminaremos. Del mismo modo, si hubiera alguna otra cosa a tener en cuenta o “técnica” de liberación no descripta aquí, sería de enorme bendición que nos lo informaran para, – en este caso -, agregarlo al material presente.

Dios bendiga a cada uno y le otorgue, – llegado el caso – la total y absoluta victoria frente a todo espíritu maligno, dejando en evidencia que el poder que está en nosotros es mayor a cualquiera que el enemigo intente oponer. Amén.

Referencias